7 claves para que las infografías no se salgan de tu presupuesto

Diamantes

En cualquier relación contractual, no existen problemas si hay buena voluntad por ambas partes.

Los problemas, si surgen, son más fáciles de resolver si todos tienen una predisposición a ser justos y asumiendo su parte de responsabilidad en el proceso.

Esta situación, por desgracia, no es tan habitual como nos gustaría.

Estas son las recomendaciones que sugiero a mi cliente:

 

1 | Piensa en la globalidad del proyecto

Tanto si los servicios solicitados son IMÁGENES estáticas como si se trata de ANIMACIÓN, cualquier presupuesto ha de tener en consideración el alcance del trabajo desde el principio.
Normalmente, cuantos más servicios se encarguen, menor será el coste individual de cada uno de ellos.

Esta lógica se entiende muy bien con el ejemplo de la maqueta física :

si quieres hacer una foto de una maqueta, tienes que hacer la maqueta entera para poder realizar la foto. Si quieres hacer 10 fotos de la maqueta, el coste de construir la maqueta se divide entre 10. Aunque el importe de 10 imágenes sea mayor que el de una, su coste individual es mucho más bajo.

Es decir, piensa, desde el principio, qué material necesitarás para el proceso de marketing. Por ejemplo: 2 imágenes exteriores, 4 interiores y una animación de 2 minutos. Además de abaratar el coste individual de cada imagen, simplificarás, desde el inicio, el plan de trabajo del visualizador. Facilitarás el proceso y eso redundará en beneficio de todos.

 

2 | Fija un calendario de entregas y pagos parciales

Por el proceso de elaboración de las imágenes y la animación, el visualizador prefiere entregar todo al final en la fecha límite marcada.

Sin embargo, como el proceso, en función de la complejidad del proyecto, puede durar semanas, te interesa ir recibiendo la información paulatinamente.
De esta forma, no has de esperar a que todo esté acabado para iniciar tus acciones de marketing.

Pacta un calendario con el visualizador. Algo del estilo :

 

⇒ Inicio de los trabajos

⇒ 15 días después del inicio entrega de las imágenes exteriores

⇒ 30 días después del inicio entrega de las imágenes interiores

⇒ 60 días después del inicio entrega de la animación

 

Es incluso más recomendable fijar otras entregas intermedias para verificar que todo va bien.

 

Este calendario, debería comprometer a ambas partes tanto en la entrega de los trabajos como en el pago parcial de los mismos.

7 claves para que las infografías no se salgan de tu presupuesto Click Para Twittear

3 | Establece unas normas para los posibles cambios

Es muy difícil que un proyecto esté perfectamente definido desde el principio. El proyecto, por definición está vivo y sufre cambios. Lo que tienes que entender como cliente es que ese riesgo no puede ser asumido por la empresa de visualización. La empresa se puede hacer cargo de sus errores cometidos pero no de los derivados por cambios en el proyecto.

Significará trabajar dos o más veces. Además del esfuerzo, se produce un inevitable incremento en el tiempo dedicado al proyecto y, por tanto, la fecha de entrega se ve afectada. Piensa que puede afectar al calendario de la empresa de visualización con otros clientes.

 

4 | No empezar hasta tener los planos definitivos de arquitectura

Nuestra experiencia nos dice que, a ninguna de las dos partes, les interesa correr. Es preferible pensarlo todo un poco más que empezar y “luego ya veremos sobre la marcha” qué decidimos. Ese tiempo que parece perdido, se gana a toda velocidad en el proceso de visualización si la información no varía.

 

5 | Sobre la decoración, dos alternativas : proyecto o confianza

La empresa de visualización puede ser muy buena y tener mucha imaginación pero no puedes pedirle milagros.

Lo ideal es facilitarle un proyecto completo de decoración. Aunque el coste será más elevado, te garantizas, si dicha empresa es capaz, que la decoración será a tu gusto.

Pero, normalmente, no harás ese esfuerzo.

Querrás delegar las decisiones de decoración en la empresa de visualización y luego hacer cambios. Esos cambios serán muy costosos.

Te recomiendo que, por lo menos, des indicaciones de cómo quieres la decoración. Una recopilación de fotos en Google puede ahorrar muchas horas de trabajo y minimizar un montón los errores.

 

6 | Reducir el número de “opinadores”

Es cierto que cuatro ojos ven más que dos pero, sin embargo, un excesivo número de “opinadores” puede atascar la toma de decisiones.

Las decisiones vinculadas con temas técnicos (información de materiales, detalles constructivos, etc) se suelen solucionar con agilidad con el arquitecto.

Suelen ser más problemáticos los temas vinculados con la decoración, texturización e, incluso, la iluminación de las escenas.

Ten en cuenta que los cambios en la decoración están muy vinculados entre si. El cambio de color en una alfombra puede ocasionar problemas de coordinación con otros elementos de la escena como sofás o cortinas.

Te recomiendo que, aunque los habléis entre varias personas, finalmente, el interlocutor sea una persona.

Aunque mi mejor recomendación, es que encuentres una empresa de visualización en la que tengas confianza para delegar. Piensa que no hay una única solución para que la decoración sea excelente. No te empecines en una solución determinada. Te costará más tiempo y dinero sin mejorar ostensiblemente el resultado final.

 

7 | Para acabar, hay que marcar un punto final

Enlazando con lo dicho anteriormente, aprende a decir basta.

A veces no se encuentra la perfección por darle mil vueltas a las cosas.

Confía en los profesionales que llevan mucho tiempo haciendo esto.

Céntrate en otras partes del proceso. Aprende a delegar, todo irá mejor.

 

Como ya imaginarás, si confías en nosotros, ni tan siquiera tendrás que pensar en estas siete claves.

El tiempo nos dará la razón, ya lo verás.

Compartir

Sobre el autor

We "photographing the non-existent" for over 24 years. We are a team to help you in the visual communication of your project with this aim:. to seduce your client.

Deja tu comentario